Seleccionar página

«Los tanques de tormentas anti-contaminación tienen como fin reducir el vertido de los caudales transportados por las redes de saneamiento durante un episodio de lluvia, NO SIRVEN PARA EVITAR INUNDACIONES. Si ese fuera el cometido de estas infraestructuras, su escala, su ubicación y su diseño serían totalmente distintos».

https://www.youtube.com/watch?v=ZzWQr3fwN_A&t=2s

Así lo publicaba un estudio de fecha noviembre 2017, emitido por la Universidad politécnica de Cartagena.

Y así se publicaba la información de los medios y desde los organismos públicos responsables de la aprobación y construcción de dichos tanques:
«Un tanque ambiental y dos colectores interceptores de aguas pluviales captarán en Santiago de la Ribera (San Javier) las primeras aguas de lluvia, afectadas por residuos de las calzadas, para evitar que lleguen al Mar Menor. La infraestructura ha supuesto una inversión de 2.116.906 euros y supone el séptimo tanque ambiental que se ejecuta en el litoral para contribuir a la recuperación del Mar Menor».

Tal y como muestran estas imágenes, su utilidad real queda más que demostrada.
Desde PLEAMAR no entraremos a debatir acerca de si efectivamente recogen los primero residuos pluviales o no, ya que seguramente los informes técnicos darán debida cuenta de ello, pero si entraremos a la cuestión de fondo:

¿Ha sido eficiente el gasto aproximado de 5.000.000 de euros de dinero público en estas instalaciones?

Por otro lado, hemos recibido innumerables muestras gráficas de que el sistema de canalización pluvial ha sido ineficaz, bien por obsoleto o bien por no recibir el mantenimiento adecuado.
Esto nos lleva a preguntarnos como formación política y como vecinos de San Javier, acerca de si la gestión de nuestros impuestos es la más adecuada y conforme a la información recibida.